Sierra de la Cebollera, la Rioja

La Sierra de la Cebollera es un entorno natural privilegiado,  y poco conocido. Dónde abundan los hayedos y la naturaleza. Un entorno digno de visitar en otoño, donde se ofrecen experiencias únicas.

Valoración del Viaje
Estación autumn Precio Total 1_0
Alojamiento 5.0 Rutas 5.0
Comida  5.0 Experiencias No disponible

¿Dónde nos alojamos?
Alojamiento
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

En esta ocasión nos alojamos en “La Costanilla, casa Gallo” en Montenegro de los Cameros (Soria), una encantadora que reservamos a través de la página de Escapada Rural, aunque también se puede reservar desde su propia página web. La Costanilla es una pequeña casita con encanto de dos habitaciones, cocina integrada con el salón y chimenea. Cuenta con todo lo necesario para pasar unos días sin echar de menos nada: nevera, microondas, horno, lavadora, menaje… también ofrece mantas, toallas y sabanas de sobra para la estancia. El baño es amplio, y no hay problemas con el caliente, aunque si es cierto que se echa en falta algún mueble para dejar champús, cepillos y demás menesteres del baño. La habitación principal es espaciosa, con un gran armario y tanto la cama como las almohadas son cómodas. En la Casa Gallo encontraremos una chimenea y leña suficiente para la estancia, y aunque la chimenea nos proporciona calor, es necesario comentar que la casa cuenta con calefacción independiente, que puedes regular a tu gusto.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=0YoeLxsaqmo[/embedyt]

 

Elegimos La Costanilla por su ubicación geográfica, sin duda privilegiada, que nos permite visitar tanto la Laguna Negra como el Natural Sierra de la Cebollera, pero sobre todo, la elegimos por el trato Pet-Friendly de los propietarios. Antes de reservar, nos pusimos en contacto con ellos para preguntar si había algún problema por llevar dos perros de raza grande, no solo no nos puso ningún problema, sino que ademas recibimos un trato amable y cariñoso por su parte hacia nuestras perras, dejándonos que corrieran libres por el patio y sin cobrarnos ningún suplemento. Su única condición fue que no se quedasen solas durante la estancia, algo que nos pareció razonable.

 

El precio de la Costanilla fue por 60€/noche, en el puente de noviembre, se realiza un reserva por la web y para que sea efectiva es necesario hacer una trasferencia bancaria de 50€. A continuación os dejamos su ubicación:

Con referencia al parking hay que decir que la Costanilla cuenta con sus propias plazas de aparcamiento, en la entrada al edificio (para 3 coches). La Costanilla es una dividida en varias casitas, donde compartes patio con otros inquilinos. Los propietarios viven en la planta superior, por lo que si tienes algún problema puedes avisarles rápidamente (a nosotros no nos hizo falta).

Una de las cosas que más nos gustó de la Costanilla, es sobre todo el trato cercano de los propietarios. Se sientan contigo a explicarte rutas y servicios de la zona, y te dan algunos mapas del centro de interpretación, hacen que te sientas cómodo y sobre todo quieren que disfrutes y repitas la estancia, por lo que cuidan mucho los detalles. También te dan indicaciones sobre rutas conocidas “por los lugareños” que no tienen ninguna pérdida. En la entrada de la casa hay un gran mapa donde puedes ver las zonas.

Por ultimo señalar, que los propietarios tuvieron el detalle de regalarnos unos imanes de la costanilla y un gracioso delantal, que utilizamos a menudo y recordamos con cariño. Sin duda, repetiremos. 

¿Qué visitamos?
Cascadas del Puente Ra
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Las Cascadas Puente Ra son una ruta que no pueden faltar en cualquier visita a la Sierra de la Cebollera. La ruta tiene una duración entre 2 horas y media y 3 horas a pie, donde se recorre una distancia de 6,5 – 7 km. Es imprescindible calzado de trecking para realizar cómodamente la ruta (os aconsejamos botas de montaña en vez de deportivas, ya que hay zonas donde el suelo escurre bastante y hay mucho desnivel). Al ir en otoño, el bosque estaba muy húmedo y había zonas donde hacía un poco de frío y viento, por lo que no pueden faltar un buen chubasquero/cortavientos, guantes y bufanda (incluso llevábamos unas mallas debajo del pantalón).

En el trayecto de ida y vuelta, hay una preciosa área de descanso, llamada el Achichuelo, donde recomendamos parar unos minutos y disfrutar de su belleza. Es un lugar tranquilo y apacible, con mesas y bancos para poder merendar, y zona de barbacoas. 

La ruta comienza en la ermita de la Virgen de Lomos de Orios, donde hay aparcamiento para unos 10-15 coches. Desde aquí hay que continuar andado cuesta arriba hacia las Majadas (uno 25-30 min) hasta que veamos la señalización de desvío. Este camino trascurre por una pista forestal, donde no se puede acceder con el coche. La ruta está muy bien señalizada por lo que no tiene pérdida. En general es una ruta sencilla (salvo el comienzo y final, que son cuestas pronunciadas), y agradable para pasear. Para los perros es una autentica gozada, “se les mete todo el bosque en el hocico y no pueden parar de olisquearlo todo”.

 

Es un paisaje bello, sacado de un cuento de hadas, muy virgen y limpio. En nuestra ruta nos encontramos con varios ciervos a unos 20 metros, así como algunos zorros, lo que nos da una idea de la pureza del paisaje. También hay ganado suelto (caballos, vacas y ovejas), a veces acompañado por mastines, por lo que hay que tener especial cuidado con nuestros perros en estas situaciones, sobre todo si son como Napalm y adoran pastorear rebaños. En estas circunstancias aconsejamos atar temporalmente a los perros para evitar enfrentamientos o extravíos (perros que sientan la necesidad de perseguir ciervos y no sepan volver, o perros que no acudan a la llamada). Sobre todo hay que respetar a la fauna e incordiarla lo menos posible.

 

En general, la ruta transcurre entre un pinar y un hayedo, y hay varios carteles informativos donde te cuentan la historia del bosque. Son paisajes muy hermosos y salvajes, donde podemos conectar con la naturaleza y dejar que embriague todos los sentidos. Cabe destacar, que la ruta es circular, pero hay un tramo en las Cascadas donde no lo es, aunque como decimos, está muy bien indicado.

 

Por ultimo, comentar que el hayedo es un bosque fresco, donde no faltará el para saciar a nuestras mascotas, pero es una ruta donde desgastan mucha energía (se pasan todo el camino “esnifando” cada rincón del bosque) asique recomendamos que a la vuelta se les dé de comer antes de subir al coche, ya que les hará el viaje de vuelta mucho más apacible.

Laguna Negra
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

La Laguna Negra es una laguna de origen glacial con mucha historia, situada en la sierra de los Picos de Urbión (Soria). Hay varias leyendas sobre la Laguna Negra, se dice que no tiene fondo, y que sus aguas se comunican con el mar mediante cuevas subterráneas. También hay leyendas sobre un monstruo que vive en la laguna y que devora a todo el que ose meterse en ella. Leyendas o no, es una visita que merece la pena realizar y que tú y tus perros sin duda disfrutaréis.

Llegar hasta la Laguna Negra es complicado, google maps te mandará preferentemente por una ruta forestal, donde solo si tienes un gran todoterreno podrás llegar sin problemas. Pero existe otro acceso a la Laguna Negra por una pista asfaltada, mucho mas recomendable que él camino forestal. Os dejamos la ubicacion de esta ruta:

Una vez encaminados a la Laguna Negra, llegaremos a una recepción donde hay que hacer cola para pagar entrada. La entrada da derecho a una plaza del parking y cuesta 4€/turismo. Después de aparcar hay que acceder a la Laguna Negra, que puede hacerse de diferentes maneras de subir hasta ella: puedes subir andando desde la carretera o desde el sendero del bosque, o puedes pagar un autobús que trasporta a pasajeros cada 30 minutos (cuesta 1,20€ el viaje y no se admiten perros, pero si dejan meter carritos de bebés en el maletero del bus), sus horarios son de 10:00 a 14:30 y de 16:00 a 19:30. Nosotros evidentemente elegimos la opción de subir a pie por la carretera (tardas unos 35 min y es un trayecto inclinado de unos 2km), pero es mucho mas sencillo y rápido que el sendero del bosque (de hecho, el sendero del bosque lo hicimos en la bajada).

La visita a la Laguna Negra es rápida, el camino está adaptado para poder pasear por la orilla cómodamente y hay varios bancos donde descansar y sacar unas espectaculares fotos.

 

En el acceso a la Laguna Negra, al lado de los carteles, hay un pequeño chiringuito que ofrece bebidas y torreznos. Nosotros compramos un par de bocatas de tortilla y jamón  (3,5€/bocata) y unos torreznos sorianos (8€/ración escasa), los torreznos estaban buenos, pero recalentados y un poco duros. Los bocatas estaban durísimos, el pan era de varios días (calculamos que cerca de una semana), la tortilla estaba reseca y el jamón casi más duro que el pan, por lo que no recomendamos en absoluto comprar bocatas es este establecimiento.

Logroño
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:        y 

Logroño es una ciudad llena de encanto, muy nueva y muy cuidada donde se prioriza la estética del lugar. Tiene el tamaño perfecto para no agobiarse y pasear tranquilamente por la calle sin aglomeraciones. Para pasear con los perros no hay nada mejor que el de la Ribera, que trascurre al lado del Ebro. Allí, los perros pueden pasear libremente por los senderos y olisquear a su antojo, lo cual supone un desahogo después de pasear por la ciudad atados.

 

Para dejar el coche, nosotros optamos por el parking Espolón, que nos costó unos 2,5€/hora. Te permite visitar la ciudad cómodamente, cerca del bar donde comimos y cerca del de la Ribera. Os dejamos su ubicación:

¿Dónde comimos?
Café Bar Tizona
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

En nuestra visita a Logroño, fuimos a comer en el Café Bar Tizona, un encantador bar donde los perretes son bienvenidos. Podemos pasar con perros de cualquier raza y tamaño, pudiendo pasar con hasta un máximo de 3 por mesa (debido a las dimensiones del local). Es un bar encantador, donde el trato es excelente y los camareros son super atentos con los perros (de hecho son los protagonistas). La dueña del local se acercó a nuestra mesa para saludar a Kiwi y Napalm, dándoles mimos y rascándolas. Ella misma nos contó que tenía perro y que se había visto en el apuro de no poder ir a comer a bares/restaurantes por llevarlo, por lo que decidió admitir mascotas en su local. Un acto muy solidario para los amantes de los perros, de hecho, según nos contaba, la gran mayoría de los clientes venían a tomarse algo con sus perros.

 

A continuación os dejamos la ubicación del local y una referencia a su pagina web:

La comida estaba deliciosa, nos pedimos una hamburguesa con carne de buey gallego y unas patatas fritas con jamón ibérico que estaban absolutamente impresionantes. Los platos son ademas abundantes, por lo que no te vas con hambre. Os dejamos las fotos y la carta de precios:

 

En definitiva, un bar estupendo para hacer una parada con tu mejor amigo y disfrutar de la comida, nosotros repetiríamos sin dudarlo.

Conclusiones

¿Qué nos ha gustado?

Nuestra visita a la Sierra de la Cebollera nos impactó bastante, ver ciervos y zorros en libertad, un entorno tan virgen y cuidado, los colores del otoño… cuesta creer que haya un lugar tan vivo y tan protegido en España.

El trato recibido en la de la Costanilla. De hecho nos gustó tanto que estamos planeando volver con nuestras “amistades perrunas”, coger la casa grande para 10 personas y repetir las excursiones.

La comida y el trato en el Café Bar Tizona. Su dueña empatiza con los clientes y da un trato familiar y acogedor a los perros, algo que hace que te sientas muy cómodo mientras comes, sin preocuparte de malas miradas, o de que te estén juzgando por llevar perros.

¿Qué no nos ha gustado?

Tuvimos la mala suerte de coincidir en la Costanilla con una familia con niños pequeños y extremadamente ruidosos. Algo que evidentemente estaba fuera del alcance de los propietarios de la Costanilla quienes nos pidieron disculpas cuando nos fuimos por dichos inquilinos (ellos tampoco habían podido dormir esa noche).

 

 

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: