En esta página podréis encontrar algunos consejos que damos a nuestros amigos viajeros para que vuestras estancias sea más agradable, y para que los que nos prestan sus casas rurales/hoteles, vean la buena fe de todos nosotros y se amplíe el negocio con los perros; y así ganamos todos.

Cartel de aviso ante accidente dentro del coche
Esperamos y deseamos que nunca le ocurra nada a nadie. Pero, ¿qué pasa con los perros si tenemos un accidente? Para ello nuestro consejo es doble:
  • Contratar un buen seguro que permita el traslado de todos los miembros del vehículo, incluidas las mascotas, en caso de accidente. En nuestro caso, tenemos contratado un seguro en el cual viene incluido el traslado de los integrantes del vehículo desde el lugar del accidente, hasta 150km. Únicamente, debemos concretar que llevamos 2 perras, y x personas, para que el seguro nos mande un taxi con las mejores condiciones para todos, incluido perros.
  • Poner en el coche, en un lugar visible, un cartel con letra grande, donde pongamos teléfonos de contacto en caso de emergencia.
Descargar plantilla “EN CASO DE EMERGENCIA”

Buenas prácticas
En muchos lugares donde nos hemos alojado, los dueños nos piden una fianza; en algunos lugares de hasta 500€. Para aquellos que les dé miedo pagar fianza, o no las tengan todas consigo, aquí van unos tips que nosotros utilizamos para evitar sorpresas (y dormir más tranquilos):
  • Retiramos todos los adornos, jarrones y objetos pequeños que fueran susceptibles de romperse por juegos de las perras, y los almacenamos en lugares seguros.
  • Cubrimos los sofás con fundas que trajimos de casa, para que tengan nuestro olor, lo asocien como nuestro y para que no dejen tantos pelos en el mismo.
  • Llevar toallas, mantas para las camas de los perros.
  • Recoger los excrementos de las mascotas, haciendo batidas diarias y por varias personas para asegurarse que no se queda ninguna. Es una cosa muy tonta, gusta mucho al propietario y dice mucho del inquilino.
  • Hacer una pequeña limpieza a la casa, ya que el propietario lo notará y agradecerá. Nosotros llevamos un aspirador de mano y lo dejamos todo limpio y recogido.
  • Llevar perros educados. Parece una obviedad, pero no lo es. El motivo más común de la disposición de fianzas son las malas experiencias de los dueños en sus alojamientos, de las cuales un porcentaje es de dueños que no tienen ningún tipo de control sobre sus perros. Llevar perros educados a las casas incrementa la confianza en el sector turístico, y nos beneficia a todos.

Botiquín para paseos y viajes
En todos nuestros paseos (no solo en viajes, sino también en nuestros paseos diarios) llevamos un botiquín de emergencias. En este botiquín llevamos lo necesario para atender a los perros en primeros auxilios:
  • Guantes.
  • Gasas estériles.
  • Esparadrapo.
  • Vet-trap (es un esparadrapo especial que no tiene pegamento, se pega sobre sí mismo, y de esta manera no arranca los pelos de los perros).
  • Tijeras.
  • Pinzas.
  • Blastoestimula.
  • Alcohol.
  • Oxigenada.
  • Povidona rebajada con un 50% de agua (Betadine al 50% y agua al 50%, mezclados en un bote con un pulverizador).
  • Prednisona de 10 mg en pastillas (corticoides para las reacciones alérgicas leves. Nos las recetó el veterinario cuando Napalm, decidió que era buena idea cazar una avispa y le pico en los belfos). Esta medicacion debe ser recetada por el veterinario y pautadas las tomas, en nuestro caso, tanto para Kiwi (25 kg) como para Napalm (30 kg) la posología es una pastilla cada 24 horas. Pero ojo, cada uno debe acudir a su veterinario para que evalúe su situación concreta.
  • Urbason inyectable de 40mg, y por supuesto agujas para inyección intramuscular.
    • Al menos una dosis por perro.
    • Es un medicamento barato con un precio muy accesible (unos 12€ tres dosis)
    • Para más información acerca de cómo actuar en caso de picadura de procesionaria, ver consejo completo respecto a este tema, más abajo.
Es necesario destacar que, todas las recetas tienen que suministrarlas un veterinario cualificado. En nuestro caso la dosis recomendada de Urbason es la de 40mg (para el rango de peso de Kiwi y Napalm), pero es excesiva para perros miniatura e insuficiente para razas gigantes. La dosis debe ser pautada por un veterinario, y es el veterinario el que os debe enseñar a pinchar a vuestro perro, y aunque aquí, os contamos nuestra experiencia personal con el ánimo de difundir, os recordamos que no somos veterinarios. Por último, os dejamos este post que a nuestro juicio es el más completo que hemos encontrado en referencia a las urgencias veterinarias:  Botiquín de urgencias veterinarias

Mochila de o viaje
En todos nuestros paseos, ya sean los paseos diarios, o las salidas en una de nuestras escapadas perrunas, llevamos una mochila con cosas útiles para enfrentarnos a cualquier imprevisto. Os contamos lo que llevamos:
  • Agua para los perros y para los humanos
  • Bolsas para recoger los excrementos de los perros
  • Bolsas de basura: son útiles por si encontramos basura en medio del monte, o si llevamos la merienda, y NO lo tiramos NUNCA al suelo.
  • Collares luminosos, por si se nos hace de noche
  • Un par de linternas: A ser posible de estas que se cargan con una manivela, o con pilas recargables (nada de pilas de un uso…).
  • Una correa extra y un collar extra: por si encontramos algún perece abandonado…
  • Correa larga (de 25 metros): por si se da alguna situación complicada, o para entrenar la llamada, o si queremos parar a merendar y queremos atar a un árbol a los perros…
  • Chubasqueros: o los típicos ponchos de los parques de atracciones que ocupan como un monedero.
  • Una toalla: la típica del “Mercathlon” que viene enrollada y es de tejido ultra-absorbente.
  • Nuestro botiquín: que ya mencionamos en otro consejo.

Prevención Procesionaria
La oruga procesionaria  es una de las plagas más destructoras de los pinos (o de las coníferas mas bien) y un animal muy dañino para nuestros perros. El periodo más peligroso de la oruga es el momento en el que largas hileras de estas bajan de los árboles. Este suceso ocurre en primavera (de marzo a mayo, más o menos), cuando las temperaturas ayudan a la proliferación de las mismas. Por parte de Escapadas Perrunas, tomamos algunas precauciones (sí, podéis llamarnos paranoicos). Queremos relataros nuestro proceder, para compartir nuestra experiencia en este sentido y ayudaros a planificaros en vuestros viajes (que es el objetivo de esta página), ya que cuando uno viaja con perros, tiene una responsabilidad con ellos, y parte de esa responsabilidad se traduce en la precaución y en la preparación ante cualquier incidente. Para explicar cómo proceder, vamos a poner un ejemplo de cuando viajamos a la zona de Moncayo, en plena plaga de la procesionaria. Bueno, sin más dilación, allá vamos:
  • En primer lugar, miramos en Google Maps la zona a visitar (parece algo muy obvio, pero es nuestro primer paso), y así descubrimos que tipo de árboles hay. Como hemos dicho anteriormente, la procesionaria se reproduce en las coníferas (no solo pinos, también abetos), pero no en los árboles de hoja caduca.
  • La siguiente pregunta que nos hacemos es, ¿Cómo ha afectado la procesionaria a la Moncayo? En las zonas de interior céntricas, como la Sierra de Guadarrama (Madrid), sabíamos que había sido una total y absoluta plaga, y estábamos en la época de máxima exposición. Asique procedimos a localizar los dos hospitales veterinarios con urgencias de 24 horas más cercanos (en nuestro caso, Zaragoza capital, a una hora del Moncayo) y los señalamos en nuestro mapa de Google Maps (mejor tenerlos guardados de antemano para evitar que perdamos tiempo si se produce el accidente y nos bloqueemos al entrar en pánico). Es un ejercicio que cuesta poco y en caso de necesidad ayuda mucho. Además llamamos a unos de esos hospitales y les preguntamos si habían tenido muchos casos de procesaría últimamente, nos respondieron que hace más de 3 semanas que no tenían casos, pero que desconocían si en la zona del Moncayo (con tanto pino), la procesionaria sería una plaga.
  • Asique puestos a salir de dudas, llamamos al Centro de Interpretación Agramonte (telf.: 976 19 21 25) que se encuentra dentro del Natural para pedir información, pero nadie nos cogió el teléfono (después descubrimos que solo están disponibles 2 mañanas a la semana).
  • No nos dimos por vencidos, asique llamamos a la Dirección General de Gestión Forestal, Caza y Pesca, del Gobierno de Aragón cuyo teléfono de contacto es:  976 714 810, y solicitamos hablar con el Ingeniero de Montes de la zona (una persona que trabaje para la administración, cuya información fuera fidedigna y que conociera de primera mano el estado del Moncayo). La atención recibida fue excepcional y el Ingeniero de Montes nos confirmó que había procesionaria, aunque muy poca, porque la zona del Moncayo es bastante limpia, pero que había restos por los pinares y que era prácticamente inexistente en las zonas de hayedo. La información que nos dio fue totalmente cierta, ya que cuando llegamos allí vimos muy pocos nidos de procesionaria. Lo cierto es que después de esta llamada nos quedamos mucho más tranquilos.
  • También preguntamos a los propietarios de la casa si había alguno nido de procesionaria de sus vecinos o en sus propios árboles (no fuera que el enemigo estuviera en casa), y nos confirmaron que no tenían ningún nido.
  • No obstante, de nada sirven las precauciones si uno no está preparado ante la adversidad: íbamos a una zona de procesionaria, eso sí, con poco riesgo, y a una hora en coche del veterinario más cercano, ¿y si alguno de los perros sufría una picadura de procesionaria? Lo cierto es que no estábamos especialmente preocupados en este aspecto ya que en todos nuestros paseos (no solo en viajes, sino también en nuestros paseos diarios) llevamos un botiquín de emergencias. Ya hemos visto en el punto anterior, el contenido de este botiquín; pero ahora nos vamos a centrar en el Urbason, y en nuestra recomendación. Esto es lo que llevamos para actuar en caso de picadura de la procesionaria:
    • Urbason inyectable de 40mg, y por supuesto agujas para inyección intramuscular. Este punto es importante, tal y como nos trasmitió nuestro veterinario cuando nos hizo la receta, cuando un perro sufre una picadura de procesionaria hay que:
      • Primero tienes que ponerte guantes, si sufres una picadura de procesionaria te vas acordar porque duele bastante (y a tu perro, aunque tiene más tolerancia que tú al dolor, también le duele).
      • Limpiar con agua tibia (tirando a caliente, pero sin pasarse) la zona, para eliminar las toxinas de la orugna, ya que se anulan con el agua tibia-caliente (no vale agua fría).
      • Tu perro va a empezar a tener una reacción alérgica importante y se le empezará a hinchar la cara, la lengua y/o tráquea, llegando a incluso a cortar la respiración si no se actúa rápido. Por lo que necesitas corticoides de rápido efecto (no valen las pastillas), y debes ponérselos de tú, en cuanto termines de limpiar la zona de la picadura (aquí el tiempo juega en tu contra). No hay que inyectar el Urbason en la zona de la picadura, tiene que enseñarte un veterinario dónde y cómo pinchar.
      • Cada dosis de Urbason inyectable viene en dos ampollas: uno con disolvente y otro con un polvo blanquecino. Es necesario mezclar los contenidos de ambas ampollas y después, con absorber el contenido con la el embolo de jeringa y poner la aguja. Una vez la jeringa contenga la medicación hay que inyectárselo de forma intramuscular (es necesario que el veterinario os enseñe como pinchar de forma intramuscular a vuestro perro). El Urbason se puede inyectar de forma intravenosa (de hecho si se pincha por esta vía, sus efectos son mucho más rápidos) pero es muy difícil de conseguir y más en un momento de tensión (solo lo recomendaría si fuerais médicos, enfermeros o veterinarios), por lo que nuestra recomendación es pinchar de forma intramuscular (menos rápida, pero también muy efectiva). No se debe pinchar al perro una segunda vez, esto lo tiene que hacer un veterinario para evitar una sobredosis.
      • La dosis de Urbason os dará aproximadamente 2-3 horas para podáis acudir al veterinario, por lo que, después de pinchar a vuestro perro debéis dirigiros inmediatamente a un hospital veterinario (de aquí la importancia de haber guardado su contacto y localización previamente), para que inyecten a vuestro perro una nueva dosis de Urbason (está vez por vía intravenosa), valoren su estado y suministren medicación (el Urbason no es la única medicación que se necesita para salvar a un perro de la procesionaria). Es muy importante destacar que el Urbason solo os ayuda a ganar tiempo, pero no es el remedio para salvar a vuestro perro, ya que necesitará otra medicación dependiendo de la zona afectada y de su estado.
Es necesario destacar que, todas las recetas tienen que suministrarlas un veterinario cualificado. En nuestro caso la dosis recomendada es la de 40mg (para el rango de peso de Kiwi y Napalm), pero es excesiva para perros miniatura e insuficiente para razas gigantes. La dosis debe ser pautada por un veterinario, y es el veterinario el que os debe enseñar a pinchar a vuestro perro, y aunque aquí, os contamos nuestra experiencia personal con el ánimo de difundir, os recordamos que no somos veterinarios. Por último, nuestra recomendación es que si viajáis con perros, llevéis como mínimo una dosis por perro, además de alguna de repuesto. En nuestro caso, íbamos con 4 perros y llevábamos 7 dosis.  ¿Por qué?, no es de recibo llevar un número de dosis menor al número de perros. Es decir, supongamos que viajamos a la montaña (veterinario más cercano a una 1:30h) con dos con dos perros y única dosis; si los dos perros sufren una picadura de procesionaria, ¿a quién vais a elegir salvar? (sin parar la reacción alérgica, esta puede derivar en un shock anafiláctico y/o asfixia y tu perro puede morir en pocos minutos). Por otro lado, ¿Por qué es recomendable llevar más dosis de repuesto? Con el miedo, los nervios y un perro dolorido es probable que se nos caiga una dosis al suelo, o que nos tiemblen las manos y derramemos el contenido. El Urbason es un medicamento barato con un precio muy accesible (unos 12€ tres dosis), mejor ir con la seguridad de que si desaprovechamos una dosis, hay otra de repuesto.

0 comentarios

Deja un comentario