Casa Quitapenas, Galicia

En el puente de mayo, decidimos visitar Galicia, una región muy hermosa y fresca, perfecta para desconectar de la ciudad y conectar con la naturaleza. Verde, con cantos de pájaros, donde se respira la paz y se escuchan los insectos, un lugar maravilloso y el mejor viaje perruno que hemos hecho hasta el momento.

Valoración del Viaje
Estación spring Precio Total 2_0
Alojamiento 5.0 Rutas 4.0
Comida 5.0 Experiencias 5.0

Trayecto en coche

Antes de comentar todos los aspectos del viaje, os vamos a recomendar una gasolinera extremadamente barata y con un buen área de descanso para hacer una parada, a medio camino (entre Madrid y la casa quitapenas…).

Os dejamos la ubicación de la zona de Repostaje:

¿Dónde nos alojamos?
Alojamiento
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Cuando buscamos alojamientos para visitar en Galicia teníamos claro que queríamos una con jardín propio, donde no tuviéramos mucha interacción con el resto de personas (buscábamos una completa soledad), pero que a su vez fuera rica en fauna y flora. En esta búsqueda descubrimos la Casa Rural Quitapenas, una casa totalmente aislada (el vecino más cercano se encontraba a dos colinas y teníamos que verle con prismáticos), en medio del monte lejos de la civilización. La Casa Quitapenas se encuentra en un entorno totalmente privilegiado, rodeado de bosques de eucalipto (por lo que nos despreocupamos por completo de los restos de procesionaria), con un olor embriagador, cuyos únicos vecinos son un simpático caballo y varias vacas, cercadas por un pastor eléctrico. No hay nadie; no viven personas a más de 5 km. La carretera de acceso es exclusiva, de hecho, no vimos ningún coche durante nuestra estancia, vamos una maravilla. Una anécdota que nos comentó el propietario es que a pocos metros de la casa se pueden ver con facilidad ciervos, zorros raposos, algún jabalí, y una vez se encontró a pie de la casa UN LOBO. ¿Entendéis ahora que es una casa realmente aislada y en plena naturaleza? A continuación os dejamos un mapa con su ubicación:

Con respecto al trato, su propietario, Salvador fue definitivamente encantador, no nos puso ninguna pega por llevar dos perros de raza grande (él tiene perros y es amante de los animales), y se arrodilló en el suelo para acariciar y saludar a las perras según bajaron del coche. El precio del alojamiento son unos 100€/noche, con un adelanto de 25% del total de la instancia (no es necesario depositar fianza). El pago de la reserva se puede realizar por trasferencia bancaria o por Paypal (primer alojamiento que vemos que tiene está política de cobros, y para nosotros fue súper cómodo). El resto de la estancia la puedes abonar en efectivo el día de recogida de las llaves, o bien online haciendo un depósito por Paypal (el propietario envía un “recibo” a tu cuenta de Paypal, y solo tienes que aceptar el recargo del importe).  Y por supuesto, no se cobra suplemento por llevar mascotas, ni fianza. Por otro lado, es digno hacer mención que como recibimiento Salvador nos proporcionó unos choricitos caseros, unos cachelos (patatas gallegas) y unos huevos de sus gallinas y una hogaza de pan artesano, todo ello riquísimo!

A todo esto, hay que sumarle que la casa es absolutamente encantadora: es una pequeña casita (ocupación máxima 4 personas) restaurada, de muros de piedra (de los antiguos) y tejados de madera. Tiene un solo baño (suficiente para 2 personas) y un salón comedor integrados. No hay mesa de comedor como tal, es una barra de mármol integrada en la cocina antigua de carbón (aunque también hay cocina de inducción), la cual nos resultó curiosa (no es incómoda). En el salón-comedor hay un sofá cama, en frente de una pequeña chimenea y una televisión. En la parte de arriba hay dos camas individuales, de 110 cm, un baúl, armario, y otro sofá cama (que fue la cama oficial de Kiwi). Es necesario mencionar que no echamos de menos ningún utensilio de cocina, ni vajilla, ni toallas etc., ya que la casa cuenta con el equipamiento suficiente para pasar una semana (mínimo), incluyendo consumibles, como servilletas, cola cao, fairy etc. Las camas son nuevas y extremadamente cómodas (nunca habíamos estado en un sitio donde no extrañásemos nuestra cama), y la decoración es excelente, con sus muros de piedra originales que te trasportan a otra época. Si tuviéramos que poner un pero, solo pondríamos uno: el caliente funciona por un termo de 50L, y resulta insuficiente para ducharse dos personas seguidas. El patio es chiquitin, pero cuenta con buena sombra y un “techaito” de leña, asi como una pequeña fuente, que Salvador nos indicó que dejaramos el agua correr, para que las perras tuvieran agua fresca siempre.

Por otro lado, es importante comentar que la casa no está complementa vallada (lo comentamos para personas que tengan perros escapistas o exploradores), solo esta vallada por la parte de la abajo. Realmente no hay peligro, porque no hay coches y disponéis del monte para vosotros solos. El único peligro que hay, es que el perrete se despiste en el monte y luego no sepa volver, pero como os comentamos, no hay riesgo de que los perros sufran un accidente de coche porque no hay nadie en el monte.

Aquí os dejamos algunas fotos:

¿Qué visitamos?
de las catedrales
Valoración: 4.5 Zonas Comunes:       

La Quitapenas está en una posición privilegiada para los amantes de mar y montaña, La Playa de las Catedrales se encuentra a menos de 25 min en coche (más que razonable). Es importante no cometer el error de ir a la playa cuando la marea está subiendo (ya que no se aprecian los arcos de las catedrales), como nos pasó a nosotros. A continuación os dejamos un mapa con su ubicación:

Por otro lado, es importante referenciar que el acceso de los perros a la Playa de las Catedrales está prohibido en semana santa, y desde el 15 de mayo al 15 de septiembre (véanse las fotos), por lo que la única oportunidad que tendríais de visitar las Catedrales con relativa probabilidad de buen tiempo sería en el puente de mayo. A continuación os dejamos unas fotillos de nuestras protagonistas:

Playa Punta Corveira para perros
Valoración: 5.0 gold Zonas Comunes:       

A 5 minutos en coche de la playa de las catedrales, tenemos una estupenda playa de perros. Una cala enorme, salvaje, con arena fina y sin piedras, y por supuesto con el agua terriblemente fría. El aparcamiento fue muy bueno en zona, de hecho lo teníamos para nosotros solos. En la playa hay también una fuente (perfecta para quitarles la arena del pelo a las perras) y unos aseos, donde pudimos ponernos los neoprenos sin problemas, listos para disfrutar de una mañana de playa. A continuación os dejamos la ubicación de la playa:

Y tambien os dejamos unas fotillos junto con algún video.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=tIlfpinQgbw[/embedyt]

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=VN7xSgNY6G8[/embedyt]

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=cIiVV0SNGyw[/embedyt]

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=Kor2XQJ1Kh8[/embedyt]

Ruta imprevista por el Mazonovo (pueblo de forja)
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:    

Buscando la Ruta del Agua (de Mazonovo), el navegador nos llevó hasta Mazo de Mazonovo, pero no el Mazonovo cercano a Taramundi, ¡otro Mazonovo mucho más lejos!. De este imprevisto, pudimos ver un pueblecito pequeño, autosuficiente, con mucho encanto y varios molinos de agua artesanos. La ruta por el pueblo es pequeña, no más de 20 minutos, pero muy acogedora. En el propio pueblo hay una forja y el propietario te invita (bajo pago) a conocerla, así como sus secretos, realiza dos exhibiciones todos los días a las 10:00 y a las 13:00, nosotros no lo visitamos, pero os lo indicamos por si fuera de vuestro intereses. Os dejamos la ubicación del pueblito:

A continuación os dejamos unas fotos del pueblo:

Santa Eulalia de Oscos
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:    

Volviendo de nuestro fallido intento de realizar la Ruta del Agua, nos encontramos con el poblado de Santa Eulalia de Oscos, el cual tiene un merendero, bastante chulo y refugiado del calor. Son unos merenderos estupendos para aquellos que quieran hacer una pausa y es justo el comienzo de unas de las rutas más recomendadas por la zona (nosotros no la hicimos por falta de tiempo, pero os dejamos la ubicación por si fuera de interés):

Aunque en general, el merendero está cubierto de hierba y hay un pequeño riachuelo muy refrescante para los perretes, también hay ortigas, por lo que recomendamos ir con mucho cuidado, ya que nuestra Kiwi se tumbó encima de ellas, con las consecuencias que eso trajo (afortunadamente, todo quedó en un susto). Os dejamos unas fotos:

Taramundi (artesano de cuchilleria)
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:       

Taramundi es visita obligada para todo aquel que se encuentre por la zona de Lugo y Quitapenas. Es un pueblecito turístico, que vive de la venta de cuchillos (algo así como las navajas de Albacete, pero del norte). Nosotros no recomendamos que se compren estos cuchillos en las tiendas de souvenir, ya que los precios son desorbitados, es mucho mejor que visitéis al Maestro Artesano de Taramundi, cuyos cuchillos son baratos, totalmente artesanos, y cien veces más duraderos. Tambien se pueden comprar cucharas de madera artesana, silbatos, fundas, etc. A continuación os dejamos la ubicación del Maestro, donde recomendamos ir en coche y no a pie (ya que es una cuesta bastante larga):

Museo de los Molinos de Mazonovo-Taramundi
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:       

A la salida de Taramundi, y muy cerca del desvio hacia la casa del Maestro Artesano, se encuentra el Museo de los Molinos de Mazonovo-Taramundi, un museo único en España, donde por 5€ se puede ver la maquinaria de los propios molinos. Nosotros lo vimos desde los balcones, y resulta bastante bonito. Os dejamos unas fotillos y la ubicación:

Ruta del agua (verdadera)
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:    

Justo a la salida del Museo de Molinos, a unos escasos 300 metros en línea recta, se encuentra la verdadera Ruta del Agua, una ruta muy sencilla y corta de unos 20 minutos, donde los perros pueden ir sueltos y olisquear el bosquecillo. No es una ruta larga ni complicada, y tampoco está frecuentada. Os dejamos la ubicación real (y las coordenadas por si acaso: 43.355502, -7.104974), y algunas fotos:

Os Teixois
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:    

Es una aldea despoblada, muy turística y pintoresca, donde se realizan visitas guiadas por 5€. También hay un restaurante en la zona (el único), con unos precios un poco exagerados. En nuestra visita coincidimos con la excursión de un instituto, por lo que nos lo encontramos abarrotado de gente y no pudimos acceder a los molinos con las perras. No obstante, es una visita bonita, que te trasporta a otra época, una más tranquila y simple, donde conectas con la naturaleza. Os dejamos la ubicación del poblado, así como unas fotos de su visita:

¿Dónde comimos?
Restaurante La Yenka
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Después de nuestra visita a la Playa de las Catedrales y a la Playa Canina, fuimos por recomendación de un amigo al Restaurante La Yenka y os puedo decir que fue todo un acierto.  Para entender el contexto, es necesario mencionar que este amigo es pescador y suele pescar en Galicia, los platos de pescado y marisco de la Yenka tienen un precio muy competitivo y una calidad excepcional, no comparable en la zona: ya que todo lo que ponen la mesa lo pescan ellos y es absolutamente fresco; y eso se nota en el sabor (y mucho). El trato con las perras fue bueno: no pudimos entrar dentro del edificio, pero no había ningún problema por comer en la terraza con ellas (la climatología lo permitía), además trajeron un cuenco de agua para las perras y unos bocaditos “preñaos” de chorizo y pan para ellas, que devoraron. Os dejamos la ubicación del restaurante:

Por otro lado, es imprescindible comentar la extraordinaria calidad de la comida, nos pedimos un “Pulpo Á Feira” y chipirones al limón, que estaban riquísimos. Podemos decir sin duda que fue el mejor pulpo á feira de nuestra vida. Además el precio de la carta no es en absoluto caro, (véase las fotos). Galicia, desde luego es el lugar del muy buen comer.

Restaurante Hotel Taramundi
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

En nuestra visita a Taramundi comimos en el céntrico Restaurante Hotel Taramundi, un hotel Dog-Friendly que permite alojarnos con perros, y pueden estar en las zonas comunes. Nosotros decidimos comer en la terraza para disfrutar del buen tiempo, pero se puede comer dentro del Hotel sin problemas. Os dejamos la ubicación del hotel:

Además este hotel ofrece menú en días festivos y es altamente recomendable por su relación calidad/precio (11,5€/menú). El menú dispone de los platos típicos de la zona (recomendamos las fabes asturianas y el pote gallego), la comida es casera y rica, además de que la atención es correcta. A continuación os dejamos unas fotos del lugar y de la comida:

O pulpeiro Restaurante
Valoración: 4.5 Zonas Comunes:       

En el viaje de vuelta, decidimos parar a comer en el O Pulpeiro Restaurante, que aunque su especialidad es el pulpo decidimos optar por algo más grande: un Filete de Vaca Gallega. Es un restaurante totalmente Dog-Friendly, donde los perros pueden comer tanto en la terraza como dentro del restaurante, tan solo es necesario llamar para avisar de que vas con tus perros y te preparan una mesa apartada para que estéis tranquilos (sin el trajin de la gente y los niños). Nosotros decidimos comer en la terraza (decorada con mucho gusto), y la verdad es que estuvimos realmente cómodos. A continuación os dejamos la ubicación:

Por otro lado, es grato mencionar que la comida es deliciosa, un poco mas cara de la zona de Quitapenas dicho sea de paso, pero realmente deliciosa. El plato estrella es el Filete de Vaca Gallega, de 1,5kg (el cual cuesta unos 40€, pero merece la pena probarlo una vez en la vida). Ese megafilete fue devorado con ayuda de Kiwi y Napalm, que estuvieron encantadísimas con la visita a O Pulpeiro. Os dejamos unas fotos del restaurante y la comida:

Conclusiones

¿Qué nos ha gustado?

Toda la gente muy amable, sin importarles que fuésemos con dos perras de tal tamaño. El aperitivo para perros en La Yenka, y el agua para beber en los restaurantes, son otros de los puntos a favor. La aceptación de los animales en toda la zona es algo increíble. Y la permisividad por los perros en muchos sitios de la zona es de agradecer.

Las playas para perros, los manjares gallegos y por supuesto Quitapenas. Galicia es un lugar increíble para los amantes de la naturaleza, sin duda volveremos a todos estos lugares, para nosotros es una visita obligatoria, más que recomendable.

¿Qué no nos ha gustado?

Sinceramente, ha sido uno de los viajes donde nuestras perras han sido mejor aceptadas, por lo que no nos ha gustado, no poder quedarnos unos días más.

Nada, ha sido un viaje excepcional, tan idílico, que soñamos en comprar algún día una casita en ruinas en los valles de Galicia y poder tener nuestro pequeño rinconcinto en el monte.

 
Categorías: España

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: