Asturias & Cantabria 

Buscando un refugio contra las recientes olas de calor, decidimos llevar a nuestra “tropa” al Norte de España.

Nos llamó la atención la preciosidad de las fotos y vídeos que habíamos visto, por lo que decidimos comprobar si era cierto. Así que, ya veremos si es así… Pero os hacemos un pequeño “spoiler”, diciendo que la experiencia ha sido ¡para repetir!

 

Valoración del Viaje
Estación summer Precio Total 1_0
Alojamiento 4.0 Rutas 4.5
Comida 3.5 Experiencias 5.0

Trayecto en coche

A 5 horas y unos 500km del centro de Madrid, encontramos un huequito para olvidarnos del calor del verano.

Segun nos íbamos acercando al norte de España, íbamos notando que la diferencia climática oscilaba entre 4ºC y 8ºC con respecto al centro de España. Y ya no hablamos del calor del sur andaluz…

Zona de Repostaje

Como siempre acostumbramos a hacer, os enseñamos una de las gasolineras más baratas de la zona, donde se puede ahorrar un poco de dinero.

¿Dónde nos alojamos?
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:       

Tras mucho buscar, preguntar y recibir rechazo por lo mismo de siempre: “¿dos perros?, ¿tan grandes? mmm… No, no aceptamos”, ¡ni siquiera con tasas adicionales!; al final conseguimos encontrar un rinconcito en medio de la nada donde pudimos disfrutar del entorno, de la gente y de nuestros amig@s peludos.

A tan solo 30 minutos del conocido pueblecito de Cangas de Onís, y a unos 45 minutos del tan famoso descenso del Sella, encontramos los Apartamentos la Regoria, de Inguanzo. Un pueblo con una única carretera de entrada y salida, y con la mayor tranquilidad que nos podamos encontrar.

Aunque el coche era imprescindible en este lugar, con todas las excursiones cerca que hay, no supone una pega.

 

Sin más dilación, os enseñamos un enlace y algunas fotos del apartamento que reservamos para dormir por la zona:

Enlace Booking Apartamentos la Regoria

El precio total por personas y 2 perros (recordemos que son dos perras Kiwi de 25kg y Napalm de 18kg y subiendo), fue de 65€/noche, y ¡no nos cobraron suplemento por llevar perros!La casa contaba con un pequeño patio común a todos los huéspedes, y en ningún momento se nos prohibió llevar a las perras sueltas por el patio.

El apartamento tenía una habitación con una cama doble, un baño, y un pequeño salón con sofá-cama con cocina abierta, ideal para dormir, pero no recomendamos para pasar tiempo dentro del apartamento, porque es algo pequeño. Aunque para nosotros al estar todos los días de rutas, lo consideramos ideal.

Las llaves del apartamento hay que recogerlas en un pueblo de al lado que coge de camino y donde el dueño te acompaña para enseñártelo, y explicarte algunas cosas sobre la zona (que visitar, tiendas, etc.)

¿Qué visitamos?
Cangas de Onís
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:       

Este pueblo, que antaño fue capital del Principado de Asturias, es una visita recomendable. Su “puente romano” con la famosa “Cruz de la Victoria” típica de la bandera asturiana, es uno de los lugares que recomendamos visitar.

Es un buen sitio para pasear tranquil@, rodeado de un ambiente precioso y de gente muy amable y simpática.

Siguiendo el río, encontramos una zona de baño ideal para darse un chapuzón, pero os avisamos de que ¡el estaba helada!.

 

Cabárceno
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Quizá una de las mejores experiencias que hemos realizado en este viaje. Siendo amantes de los animales, llevamos tiempo detrás de visitar este gran natural. Como anécdota, recientemente ha nacido el primer bebe elefante en cautividad en este parque, y dos cachorros de tigres han sidos trasladados a Cabárcerno.

Al contrario que los zoos u otros lugares con animales en cautividad, este parque natural, con sus 750 hectáreas, y aproximadamente 110 especies diferentes, es más que suficiente para poder decir que no viven en una cárcel, tampoco viven en libertad, pero el espacio está dimensionado para que campen a sus anchas con mucho espacio para correr, jugar, e incluso bañarse en un lago (los animales que lo tienen). Nos gustaría hacer hincapié en las medidas. Si un campo de fútbol son más o menos unos 7000 m2 (referencia: Tamaño Campo de fútbol – Wikipedia), el parque natural de Cabárceno, serían ¡¡más de 1000 campos de fútbol!! Es realmente enorme. Nosotros empezamos la visita a las 9:30, y a las 16:00 no habíamos terminado de verlo. En este parque, los recintos de los animales son tan extensos, es que es necesario coger el coche para ir de hábitat en hábitat, de hecho, así es como está preparado el parque.

El horario es de 9:30-18:00 (horario de verano), se pueden coger “medias entradas”, donde la entrada es a partir de las 14:30, pero no recomendamos está opción, ya que no da tiempo a verlo. Para más información os dejamos el siguiente enlace.

Nosotros compramos las entradas en Internet por 27€/persona (los perros no pagan entrada), desde el siguiente enlace: Reserva entradas Cabárceno.

Si os decantáis por comprar las paginas por Internet, comentaros que una vez efectuado el pago, envían un correo electrónico a la cuenta que hayáis referenciado, con un número de localizador. Es necesario imprimir ese correo, así como la documentación adjunta en el enlace que mandan en el contenido del mismo. No hay una entrada como podemos encontrar en Faunia, ni un código QR, la entrada es solo un localizador enviado por correo electrónico.

Os dejamos el mapa de la ubicación del parque:

Es importante mencionar que los perros no pueden subir al teleférico, ni tampoco pueden asistir a las exhibiciones de animales acuáticos, ni de aves, pero pueden pasar dentro de los restaurantes y las tiendas. También pueden pasar dentro del reptiliano, Kiwi se pasó toda la visita oliendo a los reptiles detrás de los cristales, muy asombrada de que seres así pudiesen existir.

Kiwi y Napalm podían ir por el parque, atadas claro. Se acercaban a la valla de los distintos animales para olerlos y ellos también se sentían curiosos de olerlas. Fue muy bonito presenciar cómo conocían nuevas especies de animales, tanto unos como otros. Napalm se pasó todo el parque ladrando a todo lo que no era perro =).

 

Santander
Parque de la Teja
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Un parque para soltar a los perros, en medio de una ciudad como Santander, ¡esto no se ve todos los días!.

Es un lugar con árboles, mucho césped, y espacio para correr y jugar sueltos. Se encuentra situado lejos de la carretera y sin vallar, aunque con muy buena visibilidad. Estando atentos, como debe ser, es muy difícil que escapen a la carretera (porque hay escaleras…).

 

Palacio de la Magdalena
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Uno de los sitios más emblemáticos de la capital cántabra, y que es imprescindible visitar.

Un complejo grande (24,5 ha), con mucho verde, sombras, , acantilados, y los perros están permitidos, aunque deben ir atados. Hemos visto en otros blogs y más páginas webs que no se permitían perros; no es cierto, si que se puede, y se lo pasaron genial paseando por el bosque y las playas de alrededor. A pesar de lo extenso que es y las sombras que tiene, echamos en falta alguna fuente para beber.

Si que es cierto que tiene un horario de apertura; y si queremos pasar dentro del propio palacio, tenemos que pagar una entrada de 3€/persona (la entrada a los perros dentro del palacio no está permitida).

Podemos ver esta y más información acerca de la península de la Magdalena, en la siguiente página:

Página oficial Peninsula de la Magdalena

 

Covadonga

Este precioso lugar, es más que imprescindible de visitar, tanto por sus vistas, como por sus distintos puntos turísticos tan importantes. Es considerada una parroquia del concejo de Cangas de Onís.

Aquí os enseñaremos los sitios que hemos visitado.

Lagos de Covadonga
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

Esta zona es un imprescindible para visitar. Hay que decir que si queremos subir con nuestro propio coche, debemos hacerlo antes de las 8 am; pues posterior a esa hora cortan el acceso, y sólo pueden pasar autobuses de línea y taxis. Si no queremos madrugar, podemos subir con los perros en taxi (pagando el precio que esto supone…), o en autobús, ¡aunque los perros deberán viajar en la bodega! (os dejamos el enlace de la página donde vimos la información: www.tierrasinsolitas.com ).

Una vez dicho esto, debemos destacar la peligrosidad de la carretera, por sus sinuosas curvas y la cercanía con los precipicios. Hay muchos miradores en toda la carretera y al llegar a los lagos; y además podemos ver a las vacas en el medio de la carretera, campando a sus anchas.

Hay parkings para ir parando y ver los distintos lagos, aunque sí que echamos en falta algún baño (aunque un baño en el medio del campo…).

Es importante tener controlados a los perros, debido a que las vacas están en su casa y pueden asustarse con facilidad si nuestros perros las persiguen y/o ladran (como nos pasó a nosotros). Mucho ojo también a las deposiciones bovinas, ¡están por todas partes!

 

SANTA CUEVA DE COVADONGA
Valoración: 3.5 Zonas Comunes:       

Es el punto principal del Santuario. Dentro se encuentra la Capilla-Sagrario con la imagen de la Virgen de Covadonga y la tumba de Don Pelayo. Según la tradición, Don Pelayo, primer monarca del reino de Asturias, se refugió junto con sus hombres en esta cueva para refugiarse durante la Batalla de Covadonga.

Este lugar santo, aunque pequeño, es impresionante, pues se encuentra en un precipicio de unos 5 m., por encima de una pequeña balsa de agua.

 

BASÍLICA DE SANTA MARÍA LA REAL DE COVADONGA
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:       

A unos 250 m. de la Santa Cueva, nos encontramos esta increíble basílica de estilo neorrománico de finales del siglo XIX. Fue ideada por el alemán Roberto Frassinelli, y construida bajo el mando del arquitecto español Federico Aparicio y Soriano.

Aunque oscura por dentro, por fuera se puede ver lo imponente que es, incluso a cierta distancia.

Cabe destacar que cerca hay escaso aparcamiento, ya que al ser un lugar muy turístico, se llena muy rápido. Justo al lado de este aparcamiento, tenemos una oficina de turismo, donde nos pueden dar información importante sobre la zona. Y hay un museo, y tiendas de souvenirs y demás a escasos 50 m.

 

Carreña de Cabrales
Valoración: 4.5 Zonas Comunes:       

Este pueblecito, está cerca de nuestro alojamiento, donde había un poco de lo ‘necesario’, supermercados, bares, etc. Se puede comprar Sidra Natural y Queso Cabrales a muy buen precio, os recomendamos que la compreis en pack de 6 botellas.

Este lugar, capital del concejo de Cabrales, con poco más de 300 habitantes, transmite una tranquilidad enorme; con su gente amable, dispuesta a ayudarte, y sin problemas con los perros; es más, nos decían de llevarlos sueltos por el pueblo, para que corriesen y saludasen a los perros callejeros (había algún perro callejero un poco inestable, pero teniendo cuidado, no pasa nada).

Es un buen sitio para pasear tranquilos y que Kiwi y Napalm disfrutasen corriendo sin miedo a los coches, la gente y demás.

¿Dónde comimos?

En esta ocasión apenas comimos fuera de casa, pero vale la pena destacar que en general, permiten estar con los perros en las terrazas de casi todos restaurantes y tomar algo tranquilamente con ellos a nuestro lado.

Bar- PARK
Valoración: 3.0 Zonas Comunes:       

Mientras visitábamos el pueblo de Cangas de Onís, nos tomamos una merienda en un bar llamado PARK. Un sitio barato donde podemos tomar unas tapas, raciones o algún plato como pizzas, hamburguesas y demás. Aunque si que es verdad que tardaron bastante en servirnos (más de 30 min.)

 

Os mostramos el lugar donde podéis encontrarlo:

Bar Restaurante Casa Corro
Valoración: 4.0 Zonas Comunes:       

Otro de nuestros momentos de comilonas con nuestros perros, es el siguiente restaurante que os vamos a presentar. Cuando digo comilona, es comilona, por bajo precio (12€/persona, incluye bebida y postre), nos podemos hinchar con los platos típicos de la zona. He de decir que somos de comer bien, pero no pudimos acabarnos los platos, y creédme, no es porque la comida fuese mala. Unas fabes asturianas (sí en verano…), con un buen cachopo para cada uno… Dos platos como estos con este calor ¡llenan muchísimo!.

El restaurante del cual disfrutamos de sus deliciosos platos y de un rato con nuestras perras (Kiwi y Napalm), se llama Bar Restaurante Casa Corro. Con una terraza amplia con plantas y hueco para que nuestros perros pudiesen estar a nuestro lado sin molestar a nadie, fue uno de los motivos por los que lo elegimos; y porque ¡la comida es deliciosa!

 

Os enseñamos donde está (aunque en Google Maps, no sale el nombre…):

 

Conclusiones

¿Qué nos ha gustado?

Lo que más nos gustó de este viaje es lo tolerables que son los lugareños con los perros. La gente es muy amable, te ayudan, y el trato es muy cercano y familiar.

Cabárceno nos ha conquistado y realmente ha sido una experiencia que no podremos olvidar. Sentir además que poco a poco va llegando el progreso y que nuestros perros pueden acompañarnos a sitios como este, nos ha llenado el viaje.

Covadonga es una excursión que no podéis perderos si viajáis por la zona, maravilloso.

Por otro lado, la comida tradicional de la zona, es otra experiencia excepcional. Sin olvidar los preciosos parajes y pueblecitos, perfectos para andar y hacer rutas con nuestras mascotas.

¿Qué no nos ha gustado?

No tenemos muchas pegas en este viaje.

Alguna cosa que ya hemos mencionado, como que tardaron en servirnos en un bar, o que la casa que elegimos para alojarnos, era un poco pequeña (tampoco hay mucho opción para ir con 2 perros ‘grandes’…). Pero salvo esas pequeñas cosas, ha sido un viaje que nos ha gustado mucho.

Por falta de tiempo, no pudimos hacer la Ruta del Cares, pero volveremos a la zona y esta será la protagonista de un nuevo post.

 

 

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: