AquaDog Villanueva de la Torre 2017

¡Bienvenidos al Aquadog! El último día de Verano, el Ayuntamiento de Villanueva de la Torre abre sus puertas en la Municipal y permite que perros y humanos despidan juntos al Verano, ¡dándose un chapuzón!. El evento, lo organiza Club Canicross Guadalajara, el colaboración con Valdeguau, ServiVets, Dr. Clauders, Fades y Punto Car. Todo ellos pusieron su granito de arena para que podamos asistir a este evento.

[embedyt]https://youtu.be/QxGAnUnUphA[/embedyt]
Valoración del Viaje
Estación summer Precio Total 0_5
Alojamiento No disponible Rutas No disponible
Comida No disponible Experiencias 5.0

Trayecto en coche

Antes de relatar el viaje, vamos a hablar sobre unos aspectos sobre el trayecto que no son menos importantes.

Zona de Repostaje

El trayecto a Villanueva de la Torre es cómodo, ya que tiene buenos accesos a través de la carretera A-2. Las gasolineras de Villanueva de la Torre son un poco mas caras que las de Madrid, por lo que recomendamos repostar en la zona de Madrid. Las carreteras son buenas y relativamente nuevas.

¿Qué visitamos?
Aquadog Villanueva de la Torre
Valoración: 5.0 Zonas Comunes:       

El Aquadog es el evento perfecto para que tu perro y tu disfrutéis de un día de en piscina. Solo se realiza el último día de Verano, debido a que después del evento, el Ayuntamiento vacía la piscina. La ubicación de la Piscina de Villanueva de la Torre es la siguiente:

Para reservar entrada, nosotros nos pusimos en contacto con El Club Canicross de Guadalajara, a través de su pagina web: www.clubcanicrossguadalajara.com donde les enviamos un correo, indicándoles nuestro deseo de participar en el evento. La contestación fue muy rápida, y nos indicaron que para reservar plaza tendríamos que realizar un pago de 5€/persona y 2€/perro a una cuenta bancaria. Por último nos recordaron que para acceder al recinto, nuestros perros deberían tener todas las vacunas al día, así como tener la identificación chip requerida por ley, y efectivamente así fue. En la entrada a la piscina, dos veterinarios se aseguraron de que tanto Kiwi como Napalm tenían las vacunas correspondientes y estaban debidamente identificadas. Posteriormente, ambas fueron evaluadas por los entrenadores profesionales de Valdeguau, para asignarles un código de color: verde (perro sociable), amarillo (miedoso) o rojo (perro inseguro, con posible riesgo de agresión. Estos perros tenían que ir atados). En nuestro caso, tanto Kiwi como Napalm recibieron la cinta verde.

Dentro de la propia piscina había un chiringuito-bar, donde podías tomar algo si no habías traído nevera, también había mesas y sillas disponibles para comer, aunque no estés consumiendo nada del bar. En general, en el recinto había mucha sombra y estaba rodeado de césped. Si no habéis asistido nunca a un evento de este tipo, no sabéis la satisfacción que da ver a tus perros correr libremente por el césped, jugando y conociendo a otros perretes, persiguiéndose entre ellos, y sobre todo, ver esa mirada de tremenda felicidad y agradecimiento por haberles traído allí. Fue una experiencia excepcional.

Kiwi y Napalm se pasaron todo el día corriendo de un lugar para otro, jugando con otros perros, robándoles comida (siempre que tenían ocasión) y lanzándose a la piscina. En contra de lo que se puede pensar: “un evento con tantos perros, da lugar a peleas con total seguridad” , he de decir que no hubo ninguna pelea entre canes y esto es en gran medida, a la responsabilidad de los dueños que fueron, pero sobre todo, a labor de los entrenadores de Valdeguau, que patrullando la piscina, cortaron cualquier problema de raíz, dando lugar a una convivencia armónica entre más de 60 perros. Los dueños además, supieron valorar la excepcionalidad de la experiencia y todos colaboraron en la recolección de las deposiciones de sus perros.

Si piensas que tu perro por ser pequeño, miedoso o por no relacionarse bien, no debería ir a estos eventos, estas equivocado. Es la oportunidad perfecta, en unas condiciones ideales (mayoría de perros estables y con entrenadores profesionales) para tu perro supere sus miedos y se suelte. Además he de añadir, que al haber tantísimos perros crean una serie de “normas perrunas” entre ellos, que hacen que sean mucho más tolerables que en nuestro día a día. Kiwi en su primer Aquadog (2013), con cerca de 6 meses nos dejó muy sorprendidos, ya que por aquel entonces era muy territorial y no dejaba que ningún perro se acercase a la toalla. Pues ese día no, ese día cualquier perro podía acercarse a las toallas y jugar con sus juguetes. Con Napalm sabíamos que teníamos que asistir a este evento, para que ella también aprendiera “normas generales perrunas”, que solo otros perros podrían enseñarle; y así fue. Los días posteriores la notamos mucho mas tranquila en las presentaciones, y mucho mas apacible a la hora de jugar con perros extraños. Si todavía os quedase alguna duda, a la hora de asistir a estos eventos, os diré que ese día, tenéis a vuestra disposición a los entrenadores de Valdeguau, donde podéis preguntar y pedir ayuda en cualquier momento, ya que asisten a los participantes del evento de forma gratuita. ¿Qué excusa tienes ahora para no asistir?

[embedyt]https://youtu.be/9FzCSGT_Mx4[/embedyt]

El Aquadog es el evento perfecto para adoptar perretes, y varias protectoras estuvieron allí, vendiendo artículos en un “mini-mercadillo” para recaudar fondos y para promocionar a los perretes que buscan un hogar. Para nosotros, como amantes de los animales, nos resultó gratificante aportar nuestro granito de arena, y compramos un par de mochilas de tela.

Vamos a pasar a contar lo más importante: ¡los chapuzones! Diversión y quema de energía asegurada. Sin duda el mejor ejercicio para que un perro activo se convierta en “perro alfombra” nada mas llegar a casa. Kiwi y Napalm estuvieron gran parte del día nadando, y disfrutando del (son más patos que perros, y es que adoran el agua). Y sin duda, desbordaban alegría al saltar en el agua y perseguir la pelota.

Aquí os dejamos unas fotos de las pato-perras:

Conclusiones

¿Qué nos ha gustado?

La excepcionalidad del evento, el poder bañarte con tu perro en la piscina. Había muchas familias perrunas, y todas fueron muy tolerantes ante las trastadas de otros perros. El ambiente era agradable, nada de miradas reprobatorias por llevar a un perro (¡evidentemente!). Lo mejor de todo, fue como mis perras me miraban con amor absoluto, solo por el hecho de haberlas llevado ahí, sin duda, nuestro vinculo se fortaleció en ese instante.

¿Qué no nos ha gustado?

Nada. Ha sido una experiencia excepcional, para repetir sin dudarlo.

 
Categorías: España

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: